20 sept. 2012

Extracto del artículo de Julio Tous en El País



A continuación presento un extracto de un artículo de Julio Tous Fajardo en el periodico El Pais del 21 de Mayo de 2012, que para mi no tiene desperdicio. Espero que lo disfruteis.

Volvía de Alcudia y Fabio Paratici, el director deportivo, tiró un revés cruzado al ángulo corto: “Somos el club más laureado de Italia, estamos muy ilusionados con que vengas a trabajar con nosotros y queremos saber si tu también lo estás, ¿hablamos de qué condiciones laborales te harían feliz?”. Qué fácil resulta todo cuando se sabe tratar a un profesional.
Italia, il bel paese, donde se devuelve al barista todo lo que no sea un buon caffè, la cuna junto a Grecia de casi todo lo que nos gusta, esa gastronomía, il bel canto, esa irresistible decadencia anclada en la más pura tradición mediterránea, el cine de Fellini, De Sica, Passolini o el Tornatore de Cinema Paradiso, primos hermanos, adoran la Spagna. ¿Quién no aceptaría el reto?
Y llega el desafío, una presión indescriptible, 8 campeones del mundo, otros 14 que son o han sido internacionales, 25 caras de póker analizan todos mis gestos. Comienza la activación previa a la primera sesión, nada de carrera o estiramientos, ejercicios con situaciones inesperadas con aumento progresivo de la complejidad. Caras perplejas en el staff, silencio sepulcral, sólo Paolo Bertelli sonríe, amago de interrumpir el “calentamiento”, il spagnolo se ha vuelto loco, alguien puede lesionarse. Aparece el flow, los jugadores gritan, compiten, algunos incluso ríen, reconocen en la situación simulada la correspondencia con el campo. Están preparados para el siguiente reto: una única serie por cada movimiento tridimensional unilateral (nada de previsible halterofilia inerte ni de culturismo decimonónico), ningún movimiento será igual en cada repetición, se fomentará el frenar un tercio más de lo que se tracciona, sin avisar alguien o algo podrá perturbar la ejecución, todo esto provocará una gran cantidad de fluctuaciones que desestabilizarán, no pasa nada, se aceptarán los errores como parte del proceso configurador. ¿Resultado? Parece que nadie se ha hecho daño. El Rey y el Príncipe declaran: “me siento más ágil y poderoso en el campo, anticipo y controlo mis movimientos mejor y ya no me siento tan cansado después de un entrenamiento o partido”. Que esa percepción subjetiva se deba a este tipo de entrenamiento no convencional es difícil de demostrar pero ese era el objetivo, lo que buscábamos. Para despejar dudas, el mito Boniperti aclara cuáles son los objetivos: “En la Juve ganar no es importante, es lo único que cuenta”.
Los invencibles en la Serie A son los jugadores, ellos son la esencia del deporte, pero su rendimiento en una temporada difícil de repetir puede haberse amplificado por una serie de aspectos. Además de conseguir que desde el 9 de julio estemos todos pre-activados como gatos, la propuesta del entrenador Conte ha tenido un guion común tanto en los horarios y contenidos de entrenamiento, como en su modelo táctico o en la alineación en los partidos: han sido imprevisibles, inesperados para propios y extraños, inexplicables para otros. ¿Cómo es el fútbol?
Vuelve la Juve. ¿Volverá Italia a ser el gran país europeo del deporte? ¿Cuándo explotará la burbuja española? ¿Moriremos de éxito o nos anticiparemos al inesperado abismo? ¿Seguiremos dando responsabilidad a amiguetes y advenedizos? Ellos están completando su ciclo de subida y bajada, tomemos apuntes, han estado allí antes que nosotros.

3 comentarios:

  1. Tuve la suerte de estar unas horas con él en una clase teórico-práctica,y la verdad que es un fenómeno...Mucha innovación pero a la vez muy justificada...tengo vídeos de los ejercicios de calentamiento que les hacía a los jugadores,si quieres te los puedo pasar para que les eches un vistazo¡¡

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría poder ver esos vídeos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Yo también estoy muy interesado en esos videos.
    Me los podrías enviar por favor??

    Muchas gracias

    ResponderEliminar